jueves, 20 de junio de 2013

El paquió combate las secuelas del resfrío

Paquió, jatobá, dedo del pie apestoso y algarrobo son algunos de sus nombres, que por cierto no es lo único que tiene en abundancia. "Esté árbol provee una gran variedad de beneficios, muchos de los cuales todavía esperan ser desarrollados", comenta Javier Coimbra, de la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC).

Un árbol de muchos usos. Aunque su uso más conocido es el aprovechamiento de su madera, que es dura y fina, antiguamente se utilizaba en rituales mágicos, pociones de amor y en las ceremonias de boda y para tratar cuadros de todo tipo de enfermedad. Practica que se ha ido extendiendo. Actualmente, tiene una amplia diversidad de compuestos medicinales en la corteza interna del tronco y su fruto.

Jarabe Made in Chiquitos. En Santiago de Chiquitos no han desaprovechado esta oportunidad y un grupo de mujeres, que se aglutinan en la Asociación de Medicina Natural Santiagueña, elabora el "jarabe de paquió", que es comercializado en nuestra ciudad por su representante comercial, Javier Vargas (cel 750-12483). En esta misma línea de medicamentos está la tipa y el sinini.

En té o jarabes. El experto señala que esta planta es de la familia de las leguminosas y con su nombre científico, Hymenaea courbaril, es consumida en forma de té o jarabes para tratamientos de anemia, fortalecer el sistema inmunológico y también para combatir con mucha eficacia la tos y bronquitis.

Un árbol multifacético. Coimbra comenta que el paquió es un árbol de amplia distribución en el oriente boliviano. No obstante, en la ciudad de Santa Cruz se han extinguido en los alrededores, quedando apenas algunos ejemplares dispersos en el barrio Las Palmas y cerca de Saguapac.

Con un gran porte y follaje lustroso, su fruto contiene una harina comestible de sabor dulce y olor característico que, aunque no gusta a algunas personas, es muy nutritiva y, sobre todo, tiene un alto contenido de fibra. (ver cuadro nutricional). Se puede utilizar como ingrediente en galletas y sopas o se mezcla con agua para preparar una bebida llamada atole y con leche. Puede ser un excelente alimento para los niños.

Datos

Tónico. Estudios aseguran que es un tónico saludable para tener más energía, para muchos problemas de hongos y levaduras, como candida, pie de atleta, infecciones por levaduras y hongos en las uñas. Profesionales de la salud natural en Estados Unidos están aprendiendo de los usos para emplearlo como un remedio natural para la prostatitis y la cistitis.

Corteza. La corteza se utiliza para la falta de apetito, digestiones difíciles, boca amarga, estado nervioso, bronquitis, asma, beriberi, laringitis y blenorragia. Las semillas medicinalmente se han usado en casos similares a la savia, adicionalmente se ha usado para tratar bronquitis, catarros, diarrea, dispepsia, fracturas, indigestión, laringitis, malaria, reumatismo, úlceras, enfermedades venéreas, dolores de cabeza, artritis, magulladuras, espasmos, como expectorante, licor, purgativo, sedativo, tónico estomacal, vermífugo y antiséptico.

Harina. Los análisis proporcionados por la Facultad de Agroindustrias de Presidencia Roque Saénz Peña, de la Universidad Nacional del Nordeste (Chaco, Corrientes, Argentina) indican que la harina de algarrobo no contiene ni gliadina ni glutenina, por lo que puede ser consumida por celíacos.

Fibra. Investigaciones recientes sobre la posible existencia de compuestos químicos preventivos en la fibra de algarrobo indican que esta contiene un amplio espectro de diferentes polifenoles hidrosolubles, de los que los más importantes son diversos taninos hidrolizables, varios glucósidos flavonoides (derivados de la quercetina y la miricetina) y el ácido gálico. Dos ensayos confirman que, en el marco de una alimentación equilibrada, la fibra puede reducir de forma significativa los valores de colesterol, en particular del colesterol LDL, en personas con niveles elevados de colesterolemia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario